14 de agosto de 2017

Impresiones con 'Retro City Rampage DX' para Switch. ¡Bendita locura pixelada!

Brian Provinciano lleva a sus espaldas nada menos que unos 10 años con Retro City Rampage (sin contar los años anteriores de estudios con el juego ideado para NES). Lejos de cansarse, el diseñador y desarrollador canadiense sigue lanzando el juego en diferentes plataformas, y la última agraciada fue precisamente Nintendo Switch, la semana pasada. ¿Más diversión pixelada a lo GTA? Sí, por favor...



Con Shakedown Miami asomando en el horizonte, resulta algo extraño que Provinciano haya empleado sus energías en la enésima conversión de Retro City Rampage, pero sin duda se trata de un más que notable aperitivo para lo que nos espera en el siguiente juego de la cabeza visible de Vblank Entertainment. El juego, una suerte de GTA de perspectiva aérea, gráficos pixelados a lo 8 bits y un continuo guiño cultural a los videojuegos, series de televisión e incluso creativos y la propia industria, nos pone en la piel de un tipo llamado 'Jugador' que ha de cumplir toda una serie de misiones con el objetivo de acabar con una malvada corporación.

¿Un mal sueño o el principio de una nueva vida para 'Jugador'?

Lejos de centrarse demasiado en la diatriba que surge de la conversión de lo que parecía un tipo que se vendía al mejor postor (nosotros mismos), a alguien que lucha por conseguir echar al traste los planes de una corporación con oscuros fines, el desarrollo de Retro City Rampage DX es una sucesión acelerada de objetivos a cumplir, misiones principales y secundarias, parodias y referencias culturales que apenas dan un respiro al jugador - el de verdad, tú mismo/a. Quizás éste sea el principal problema de un juego que por otro lado es divertidísimo y encaja como un guante en una consola como Switch: la rapidez con que se suceden los acontecimientos, empezando por la propia introducción (más o menos a modo de tutorial). Si conseguimos sobreponernos y nos dejamos llevar por la dinámica imparable del juego, podremos disfrutar de todo lo bueno que tiene el juego, en versión mejorada con respecto al original como indica esa coletilla 'DX', y llegar al final en unas 6 horas, dependiendo de lo que nos entretengamos cumpliendo misiones y desbloqueando logros y objetos escondidos.

La policía nos incordiará siempre que pueda

Concebido como un juego de mundo abierto en el que realmente la libertad no es tal, al final Retro City Rampage es un juego de acción vertiginosa, perspectiva superior, trepidante y dotado de un apartado audiovisual inspirado en los juegos de los 80, aunque sin atenerse realmente a las limitaciones técnicas de la época (para eso está el prototipo de NES que el diseñador comenzó a preparar en 2002, y que podéis probar desde dentro del propio juego, como si de un meta RCR se tratase). Ya desde el principio veréis que realmente tenéis que ir cumpliendo una serie de misiones perfectamente identificadas gracias a las grandes 'M' que pululan en el mapeado, y que lo de cortarse el pelo, comprarse un gorro o hacerse la cirugía facial, no son más que pretextos con los que aplicar una nueva capa humorística a un juego que ya de por sí lleva una importante carga de ironía y parodía. Lo realmente importante es ir de un punto A a otro B, cumplir nuestra misión y volver al laboratorio del científico que nos acoge, al más puro estilo 'Doc' de Regreso al Futuro. y así hasta completar el juego.

Una flecha y la distancia en píxeles nos indican cuál es nuestro próximo objetivo

Por delante nos esperan variaciones en el desarrollo y en sus mecánicas que proporcionan la variedad que un título así requiere: podremos encarnar a una suerte de multimillonario que se viste de noche para salvar a la ciudad de sus peores enemigos (¡pista, pista'), hacer carreras esquivando obstáculos a lo Battletoads, enfrentarnos a un concurso de televisión de lo más encarnizado tipo SMASH TV o jugar en los recreativos a versiones reinterpretadas de éxitos de la escena indie como Super Meat Boy o Bit Bit Runner. Las referencias culturales a otros juegos y series de televisión están aseguradas: Super Mario, Mega Man, Contra, Bionic Commando, etc. También nos encontraremos con miembros de la escena independiente, a veces algo solapados, y con una menos escondida crítica a las prácticas de la industria del videojuego y sus relación con los equipos creativos.

Montar en un mono gigante destrozando todo a nuestro paso es el
pan de cada día en Retro City Rampage DX

Si nos aburrimos de los objetivos principales de nuestra misión siempre nos podremos tomar un respiro con las misiones secundarias o los desafíos: divertidas situaciones de estilo más arcade en los que ganar medallas usando nuestra pericia, destrozando toda una calle con un tanque, recorriendo una manzana con un camión gigantesco o recogiendo vagabundos de las esquinas en lo que parece ser otra crítica social. Hay un buen puñado de estos desafíos repartidos por la ciudad de Theftropolis, y superarlos supondrá desbloquear logros y modos extra de juego, así que no dejéis de participar en ellos y tratar de batir vuestros propios récords, ¡algunos son extremadamente divertidos!

Las monedas que sueltan los personajes al 'mandarlos a dormir' nos servirán
para gastarlas en las cosas más peregrinas, como un nuevo gorro o unas gafas más chulas

Si podéis obviar un poco ese ritmo tan frenético y atropellado, que quizás os despiste en los primeros compases del juego, haceros con su mecánica y disfrutar de las múltiples referencias y la propia historia, os encontraréis con un juego muy divertido, que esconde en su interior años de dedicación, trabajo y amor por los videojuegos en general. Sin ser excesivamente largo, es rejugable gracias a la inclusión de los desafíos o los logros, además de los elementos y modos desbloqueables que iremos consiguiendo según terminemos el juego. Todo se complementa con un trabajo audiovisual muy adecuado, con opción de cambiar entre varios filtros de colores, imitando sistemas clásicos, una banda sonora a lo chiptune en la que destaca el trabajo de Jake Kaufman (Virt), y una jugabilidad a prueba de bombas.

Repleto de referencias, es un juego divertido y con suficiente contenido

Visita la web oficial para más info

No hay comentarios:

Publicar un comentario