8 de mayo de 2017

Primer vistazo a RetroMadrid 2017: Volver a los Orígenes



Estrenando espacio de celebración, equipo organizativo y concepto, el último fin de semana de abril tuvo lugar la esperada nueva edición de RetroMadrid. Tras unos años de deriva en los que no se vislumbraba una dirección clara hacia donde dirigir este veterano encuentro, el futuro, tal y como hemos podido apreciar en esta edición, pasa por colocar el foco justo encima de la comunidad, el homebrew y la escena retro e independiente.
El evento ha dado un giro para esta edición

El camino para llegar hasta esta nueva edición en 2017 no ha sido nada sencillo, tal y como nos comentó Rafa Corrales, veterano miembro de la AUIC (Asociación de Usuarios de Informática Clásica), en un pequeño encuentro que mantuvimos en una cafetería frente al espacio cultural Daoíz y Velarde: “La organización ha corrido estos últimos días como unos verdaderos jabatos, pero al final lo han conseguido, y aquí estamos, por fin, celebrando una nueva RetroMadrid”. Rafa ya no se ocupa de la organización del evento, sino que ofrece su apoyo y experiencia a un nuevo “tridente organizativo”, tal y como se ha venido a denominar desde el seno de la AUIC a la tripleta formado por Dani, Nacho y Jose. “Hay que promover el relevo generacional, por así decirlo. Me mantengo en la asociación para llevar adelante las tareas de gestión, contactos, etc., pero el peso del evento lo han llevado estos chicos con su ilusión, esfuerzo y mucho trabajo”. Efectivamente, ha llegado sangre nueva, y los cambios con respecto a las últimas ediciones han sido evidentes. La cuestión no es, en este caso, preguntarse si para mejor o para peor, si no si se ha cumplido el objetivo que perseguían con esta edición, “volver a sus orígenes, dándole el 100% de protagonismo a la escena y a las agrupaciones que crean desarrollos para máquinas clásicas”, tal y como nos contaron sus organizadores en una entrevista previa a la celebración del evento.

«Hay que promover el relevo generacional, por así decirlo. Me mantengo en la asociación para llevar adelante las tareas de gestión, contactos, etc., pero el peso del evento lo han llevado estos chicos con su ilusión, esfuerzo y mucho trabajo»

Pasada la psicosis que se vivía en cierto modo en la comunidad por aquellos problemas de aforo, colas, etc. que enturbiaron la última edición celebrada en Matadero, en 2014, el sábado 29 de abril volvieron a agolparse multitud de aficionados a las puertas del espacio cultural situado en la Avenida Ciudad de Barcelona, preparados para dejarse llevar por este fantástico túnel temporal y nostálgico salpicado por un buen puñado de nuevos desarrollos hardware y software. El nuevo sistema de entradas y pases (siempre gratuitos), desde el que se promovía la colaboración económica para apoyar el proyecto y echar una mano a la asociación, ha demostrado ser efectivo, al menos para esta primera edición.

El ambiente durante el fin de semana ha sido más técnico y menos lúdico

Creado por Antonio (Grijan) en modalidad "betatesting homebrew", ha servido para conocer de primera mano el funcionamiento de un sistema de estas características exportable y reutilizable en el futuro. Y aunque los fantasmas del pasado volvieron durante un tiempo —sobre todo en las primeras horas del sábado, por el retraso provocado por un error informático—, lo cierto es que la organización supo reaccionar y durante el resto de la jornada y el domingo el flujo de visitantes fue constante y ordenado, teniendo especial cuidado en respetar el aforo del edificio, y contando con el apoyo de voluntarios y otros miembros de la AUIC: “hemos contado con un voluntariado de inmejorable calidad, que nos ha hecho sentir arropados y muy afortunados en todo momento... Son muchos nombres para enumerar aquí, y saben que pueden sentirse bien orgullosos de todo lo que han hecho este fin de semana”, resume Daniel, actual presidente de la asociación, para quien además el resultado final ha sido positivo: “He visto la magia nuevamente, esa magia que me hizo enamorarme de RetroMadrid. Expositores dispuestos, proyectos, sinergias, personas dejando de lado sus diferencias para disfrutar abiertamente de su pasión... excelente calidad humana y creadora, entusiasta de diferentes sistemas. RetroMadrid recupera por fin con sus más y sus menos la esencia del evento y su razón de ser”. No deja de ser una curiosidad comprobar como el bueno de César Astudillo (Gominolas) realizaba ajustes de sonido de última hora o caminaba de aquí para allá encargado del tema técnico y la sonorización durante el evento. Había que arrimar el hombro.

Durante RetroMadrid 2017 se han podido probar muchas novedades del ámbito homebrew

Para Nacho, posiblemente una de las personas más involucradas en la organización de esta nueva edición, megáfono en mano, las conclusiones también son buenas: “estamos muy contentos del resultado de esta edición en un modelo que nos entusiasma y que queremos mantener, por lo que querríamos extender todo nuestro agradecimiento a todos los implicados, entre los que solidariamente están: el Ayuntamiento, la Junta de Distrito, patrocinadores, colaboradores, donantes de campaña, expositores, agrupaciones, asociaciones, empresas, compañeros, voluntarios, amigos, así como nuestra comunidad: tanto la que nos apoya desde siempre y sin reservas, como las nuevas agrupaciones que se han ido sumando para participar”.

La conversión para MSX2 de 'The Sword of Ianna' pinta genial

Seguramente no es para menos, en nuestra opinión también se ha conseguido impregnar al evento de ese cariz de ‘cacharreo’ y carácter casero que se buscaba con el ‘reseteo’ de 2017: “nos estábamos dejando influenciar; había que poner barreras y diferenciarnos como evento”, explica Rafa. “No es que rechacemos otro tipo de eventos —creemos que hay sitio para todos y todos son complementarios. Retroworld y RetroMadrid podrían convivir perfectamente, por ejemplo. Pero hubo un momento en que nos paramos a pensar en qué nos estábamos convirtiendo: ¿en un mercadillo? ¿En un evento típico de ‘gaming’?”. Muchos de los comentarios desde la comunidad iban encaminados precisamente a las dudas que provocaba ese cariz que fue tomando el evento retro referente en nuestro país, y no pocas ampollas levanta la eterna discusión de implicar a tiendas en un encuentro así: “no es que reneguemos del factor comercial —de hecho se pensó para RetroMadrid 2017 en un mercadillo exterior. Pero la gestora del espacio cultural, ‘Madrid Destino’, finalmente no quiso aceptarlo. La mezcla entre un evento como el nuestro y la presencia en exterior de tiendas se nos antoja perfecta. En mi opinión de esta forma no cubren aforo y se complementan atrayendo a los dos tipos de visitantes”, argumenta Rafa.

Las exposiciones son un gran contrapunto al resto de actividades

Para conseguir volver a los orígenes de aquellas reuniones de usuarios, como MadriSX o incluso más recientemente Retro Encounter, la organización decidió que en el interior del edificio el entusiasta del retro encontraría un maravilloso espacio prácticamente diáfano, dividido en dos alturas, en el que dejarse llevar; en la parte inferior, por diversos expositores, y en la parte superior, por un área dedicada a las máquinas recreativas, algunas consolas de variado pelaje y la presentación de productos como el nuevo ordenador de Toad o ‘Beekyr Reloaded’, de Kaleido Games. Por otro lado, se ha hecho mucho hincapié en unas charlas que oscilaban entre lo técnico, lo divulgativo y lo lúdico. Un equilibrio muy interesante, complementado por talleres eminentemente técnicos (construcción de una recreativa, usar unas librerías especiales para programar…), torneos (quizás quedaron en segundo plano), un concierto que sonó tremendo a pesar de que hubo que cortar antes de tiempo y varias exposiciones temáticas. No había mucho espacio para el ‘juego libre’, por denominarlo de alguna manera, a cambio de otorgar el protagonismo necesario a los desarrolladores, la seña de identidad que se buscaba.

«No había mucho espacio para el ‘juego libre’, por denominarlo de alguna manera, a cambio de otorgar el protagonismo necesario a los desarrolladores, la seña de identidad que se buscaba»


Y lo cierto es que si por algo va a destacar esta edición, en retrospectiva, es precisamente por la cantidad de productos que se mostraban a todo aquél que preguntaba en los expositores o sentía algo de curiosidad por este o aquel ‘cacharrito’ que no había visto nunca. Expositores llegados desde diversos puntos de nuestra geografía mostraron de primera mano sus experiencias; compartiendo, como no, vivencias del pasado y aficiones comunes, y guardaron a buen recaudo no pocas primicias para ‘soltarlas’ durante el evento. Efectivamente, ese apartado lúdico que comentábamos antes se vió relegado a un segundo plano, pero es innegable que esta nueva dirección reclama el protagonismo que la faceta técnica y ‘casera’ del medio no debió perder nunca, como nos cuenta Nacho: “creo que esta edición ha sido única, especialmente por el carácter del crowdfunding, que nos ha salvado literalmente de la bancarrota; la vuelta a nuestros orígenes como proyecto cultural y las condiciones de la cesión del espacio, ejercida mediante un contrato de servicios a través de Madrid Destino”. Rafa también lo tiene claro: “creo que hemos recuperado la cohesión en la comunidad retro, como ha pasado con el caso MSX, que ha aprendido a respetarse de nuevo. La escena posiblemente esté mejor que nunca”.

Los desarrolladores tuvieron oportunidad de encontrarse y compartir
las experiencias con sus creaciones

Y posiblemente así sea. La ventaja que tiene el usuario actual, entusiasta del retro, los sistemas clásicos y los videojuegos en general, es que posee un amplio abanico de posibilidades, pudiendo disfrutar de muchas formas de entender un evento retro al uso. RetroMadrid 2017 ha decidido dar un giro de 180º, acaba de arrancar y aún tiene que limar algunas asperezas, pero la dirección está ya tomada. Ahora nos toca a nosotros, como visitantes, tratar de transmitiros las sensaciones que tuvimos durante el último fin de semana de abril a través de todos los artículos que estamos preparando, empezando especialmente por las novedades de la escena y en la zona de exposición.

En unas horas, ¡en RetroManiac!

No hay comentarios:

Publicar un comentario