14 de febrero de 2018

Impresiones con 'Aqua Kitty UDX' para Switch; gatitos submarinos con ganas de marcha

Aqua Kitty es un viejo conocido por estos lares. El juego del estudio londinense Tikipod lleva en liza desde hace varios años, cuando asomó su patita (nunca mejor dicho) en 2012 por primera vez. Tras su más reciente paso en versiones mejoradas para Xbox One o PS4/Vita, le llega el turno a Switch y sus usuarios, que podrán disfrutar del juego completo, con todos los modos añadidos, en una carrera frenética por que a estos adorables gatitos con escafandra no les falte la leche de su merienda.



Envuelto en un ropaje postmoderno y neoretro, con gráficos pixelados que apenas dejan notar su naturaleza en pantallas de alta resolución, y acompañados de efectos de luces y explosiones realmente notables, lo cierto es que Aqua Kitty no deja de ser una puesta al día de un clásico como Defender, con más de 35 años a sus espaldas, pero que sigue funcionando igual de bien. El modo Dreadnought, estrenado en a versión para Xbox One, funciona también como reconocimiento a Uridium, pero no adelantemos acontecimientos, y pasemos a contaros porque una mecánica simple sigue siendo atractiva hoy en día.

Podremos compartir partida

En el particular universo de los gatos la leche es el bien más preciado, pero parece que escasea y hay que buscarlo mediante prospecciones geológicas en los fondos submarinos. Atrás quedaron las luchas entre grandes petroleras, ahora la cuestión de poder se dirime entre enormes sacaleches submarinos, valientes gatos submarinos y una plétora de enemigos robóticos que solo quieren fastidiarnos (¿para qué narices quieren ellos la leche, *miau*?).

Estos mensajes nos dan algunas pistas acerca de técnicas y mecánicas muy útiles


Nuestro papel a bordo de un mini submarino será el de defender las instalaciones submarinas, y a los gatos que se encargan de mantener las mismas, de las oleadas de los enemigos que nos irán atosigando a lo largo de niveles circulares. Un radar en la parte superior de la pantalla nos servirá para orientarnos y conocer nuestra situación en todo momento, la de los malos, la de los items especiales que podemos recoger, las instalaciones y los adorables minios. Seguro que todo esto os suena, no en vano Eugene Jarvis dio en el clavo con su diseño minimalista a principios de los 80. Pasaremos de pantalla cuando derrotemos a las diferentes oleadas y por el camino quede al menos un gato sin secuestrar.



Sea como fuere, en Aqua Kitty podremos encontrarnos con la pantalla repleta de malos, disparos erráticos, 'ovnis' que abducen a nuestros gatos técnicos y hasta bosses finales. La cosa se complica por momentos y puede ponerse muy peliaguda en el último mundo, aunque si sois algo duchos os recomendamos jugar directamente en el modo normal, o incluso probar suerte con el modo Arcade, mucho más complejo y desafiante, en el que tendremos que empezar desde el principio si acaban con todas nuestras vidas, pero a cambio disfrutaremos de un sistema de armas inspirado en Gradius muy divertido y adecuado. Secretos, tácticas en el uso de las armas para que duren más, combinación de las mismas, uso del enemigo incluso como arma,... El juego también esconde muchas de sus virtudes que iremos descubriendo a medida que jugamos y leemos las pistas en pantalla antes de comenzar los niveles.

El modo clásico es más sencillo, pero también llenaremos la pantalla de explosiones

El último modo de juego en unirse a la fiesta es el mentado Dreadnought, un divertídisimo añadido basado en Uridium, en el que tendremos que derrotar a grandes estructuras submarinas en el menor tiempo posible, y ojo, que estos tiempos son difíciles de batir, así que no se tratará solo de sobrevivir al combate, si no también de batir nuestro propio récord o el del resto de jugones repartidos por el mundo, ya que el juego cuenta con conexión a una tabla de récords online. Perfecta para picarnos.

Cumplir los tiempos en el modo Dreadnought no es cosa sencilla


Y es que en realidad en esto se basa Aqua Kitty. Podemos encarar el juego como una aventura pasando nivel a nivel hasta llegar al final, pero su esencia sigue siendo eminentemente arcade, y todo está pensado para que superemos nuestras propias puntuaciones (y si nos atrevemos encaramarnos a los primeros puestos del ranking mundial), rescatemos al mayor número de gatos, acabemos con las naves en el menor tiempo posible... En fin, todo aquello que provoca que un juego sea adictivo y complicado de dejar. La jugabilidad y controles responden a la perfección (contando con una inercia de nuestro submarino a la que hay que acostumbrarse), y además el juego es compatible con modos cooperativos, por lo que la diversión se multiplica.

El radar de la parte superior nos avisa si alguien ha capturado uno de los gatitos. ¡A salvarlo!


En conclusión, Aqua Kitty UDX es un juego divertido y desafiante que puede encararse desde diferentes puntos de vista: o bien disfrutar tratando de pasar los diferentes niveles en sus distintos modos de juego, o bien tratando de batir nuestros propios récords, alcanzando logros, mejorando nuestras partidas y compartiendo partida con algún amiguete. De la primera forma es cierto que la experiencia puede hacerse corta (el modo Arcade es más complicado de terminar, eso sí), mientras que de la segunda disfrutaremos de un juego infinito que siempre podremos recuperar en el futuro. Fresco (aunque parezca mentira), acompañado de una música movidita estilo chiptune de Electric Cafe, y bien acabado, Aqua Kitty es un ganador para amantes de las partidas viejunas y aquellos que quieran disfrutar de un juego sin complicaciones, desafiante y bonito... *miau*.

El comandante está contento, ¡somos unos máquinas!


Más info en la web oficial

No hay comentarios:

Publicar un comentario