21 de septiembre de 2017

Impresiones con 'Steamworld Dig 2'. Cava, cava, hasta lo más profundo de la tierra

Ya está aquí, la continuación de uno de los juegos más interesantes del escenario independiente de los últimos años: una mezcla sobresaliente entre las videoaventuras, la exploración y el arcade plataformero de mano de Image & Form, un estudio sueco que se mantiene en sus trece por ofrecernos juegos con cierto aroma a clásico pero que no reniegan de características más contemporáneas. Así es Steamworld Dig 2, la esperada secuela de estos robots mineros en un mundo steampunk de fantasía.



Ha pasado bastante tiempo desde aquella primera entrega aparecida para 3DS y DS en 2010. SteamWorld Tower Defense era un ejercicio de aprovechamiento de un género en alza gracias sobre todo a los juegos para dispositivos móviles, que además sirvió para establecer las bases de un universo que no ha parado de expandirse y que ha tocado géneros tan diversos como el tower defense, la aventura o la estrategia. Quizás el punto de inflexión le sobrevino a los suecos con la cálida acogida de SteamWorld Dig, un juego que apareció primero para 3DS y que luego se expandió a diversas plataformas obteniendo muy buenas críticas generales gracias a su buen planteamiento, desafío interesante, humor y diseño del mismo.



SteamWorld Dig 2 recoge el testigo donde lo dejaron en la primera parte, apartándose de aquel interesante SteamWorld Heist en el que la estrategia por turnos y la acción cobraba protagonismo, y profundizando, aún más si cabe, en las videoaventuras de exploración tipo Metroid, donde parece que Image & Form se encuentra más cómoda equipados pico en hombro y preparados para enfrentarnos a un gigantesco mapeado en nuestra búsqueda del bueno de Rusty, el prota de la primera entrega.

Los primeros compases servirán para hacernos con la mecánica del juego.
¡Dale al pico Dorothy!

No es exactamente un boss, os espera una sorpresa...

Es así como nos enfrentaremos de nuevo a unas minas laberínticas repletas de secretos, diamantes en bruto, mejoras en forma de engranaje y una historia envuelta en misterio con el contrapunto de un alcalde de un pueblo muy sospechoso al que parece que la estrella de sheriff que ostenta en la metálica pechera le sobra de todas, todas. Encarnaremos a Dorothy, una robot decidida a encontrar al perdido robot de pañuelo rojo en ristre, y para ello tendremos que internos en oscuras y profundas minas, descubriendo que produce una serie de extraños terremotos y abriéndonos camino a través de galerías cada vez más intrincadas en las que pululan enemigos más y más duros de roer.

Nuestra encantadora Dorothy y su misterioso acompañante


La naturaleza del juego sigue intacta: exploración, apertura de nuevos caminos gracias a las mejoras que podemos adquirir a cambio del dinero que recibimos por los diamantes que encontramos, enfrentamientos con enemigos, algunos bosses finales y cantidad de secretos por encontrar. El desarrollo 2D apoyado sobre unos gráficos muy notables (el equipo de diseño parece haber vuelto a crear los gráficos a partir de vectores), le proporcionan a SteamWorld Dig 2 esa impronta a juego viejuno que tanto nos gusta por estos lares, pero el amplio sistema de inventario, mejoras, objetos y diálogos, además de unos controles fantásticos (nuestro mando Pro de Switch funcionó a la primera con la versión para Steam, y los botones se mapearon automáticamente), son solo algunas de las características que hacen que sepamos que nos encontramos ante un lanzamiento actual.

Gracias a esa especie de campana adquiriremos nuevos poderes

Las visitas a la ciudad son necesarias para mejorar equipamiento, desvelar
nuevos objetivos, relacionarnos con los personajes, etc.

De hecho, llevamos solo unas horas de juego y ya parece que el mapa es bastante más grande que en la primera entrega, además de que tenemos un poco más de libertad para explorar el escenario exterior. Así, hemos descubierto por ejemplo una zona secreta en una de nuestras escapadas fuera de la mina, o hemos utilizado un nuevo arma para desbloquear un camino en la ciudad donde se encuentran los personajes con los que podemos charlar y obtener pistas bastante útiles si queremos ir algo más sobre seguros.

En el juego también tendremos momentos de plataformas y acción


Si jugablemente no tenemos de momento nada que reprochar al juego, en el tema sonoro si que nos parece que se ha dado un paso atrás. Es cierto que el equipo ya no cuenta con la original colaboración de la banda Steam Powered Giraffe que dejó su impronta en SteamWorld Heist, pero parece que se algunos cortes no terminan de adaptarse bien a lo que vemos en pantalla, caso flagrante la música que nos acompaña en nuestros paseos a través de la susodicha ciudad, que no pega ni con cola, al menos en nuestra opinión. Tampoco el resto de cortes que hemos ido escuchando nos han sorprendido, algo que si hicieron con la primera entrega.

A medida que profundizamos los escenarios también cambian


Por el momento SteamWorld Dig 2 nos está encantando. Su mecánica exploratoria mezclada con esas fases de plataformas y acción, mejoras de nuestra robot y todo ello envuelto en un halo misterioso por la historia que poco a poco se nos va contando desde diferentes puntos de vista, provocan que de nuevo sea un juego enganchante y divertido, que a fin de cuentas son las premisas que deberían prevalecer en todo videojuego. Seguiremos explorando las oscuras minas para comprobar los secretos que nos aguardan, que seguro que son muchos y buenos.

Parece que las minas están más habitadas de lo que piensan en la superficie...


SteamWorld Dig 2 está disponible para Nintendo Switch desde hoy mismo, y a partir de mañana lo estará en Steam para ordenadores, el 26 de septiembre en PS4 y Vita. Más info en la web oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario