25 de abril de 2017

Impresiones con 'Wonderboy: The Dragon's Trap': un remake perfecto de un juego con enorme encanto

Acometer un remake o remasterización de uno de los juegos considerados 'vacas sagradas' de la generación consolera de 8 bit no es tarea fácil, y seguro que el estudio francés Lizardcube se lo pensaría muy mucho, a cuenta de que son unos amantes empedernidos del juego original de finales de los 80. En cualquier caso, parece que el esfuerzo ha valido la pena, y que además de mantener la esencia intacta, las mejoras y el aspecto audiovisual son sobresalientes. ¡Misión cumplida!



No es para menos, seguro que este pequeño equipo de desarrollo independiente afincado en París y con bastante experiencia a sus espaldas, sentirían la presión y encontrarse en el punto de mira de miles de aficionados como ellos a los juegos clásicos y a las aventuras de Wonder Boy en concreto. La saga original, un compendio de spin-offs, licencias y títulos para arcades y otras consolas y ordenadores, tuvo un punto álgido en el 89 con la salida de este 'Wonderboy: The Dragon's Trap', considerado por muchos (y con permiso de sus secuelas en Mega Drive), como el mejor de la serie, quizás por haber introducido un importante componente aventurero con toques roleros, o quizás por haber sabido conjugar a la perfección las plataformas con la exploración y la acción sin tapujos.

¡Ay! Eso ha dolido...

Acción directa, eso es a lo que nos remiten tanto el juego original como este remake. En la piel de Wonder Boy (o Wonder Girl, una de las aportaciones más interesantes de Lizardcube al juego), tendremos que recuperar nuestra forma humana encontrando la Cruz Salamandra, un objeto que posee el poder necesario para hacer que volvamos a ser chico o chica, transformados tras enfrentarnos al Meka-Dragon. Y así, hilando con los poderes, tendremos que deambular a través de diferentes escenarios interconectados a través de una pequeña ciudad, aprovechando las características de cada una de nuestras transformaciones.

El pueblo conecta los diferentes niveles del juego

Por ejemplo, al principio del juego, tras la maldición, adoptaremos la forma de un lagarto antropomórfico que posee la habilidad de escupir fuego, cuyo rango de acción podremos aumentar comprando la pertinente mejora en las tiendas, al tiempo que nos hacemos con una mejor armadura o recuperamos salud en las enfermerías. Todo cuesta dinero, así que os vendrá bien ir recogiendo las monedas que sueltan los enemigos al estirar la pata, sobre todo esos jefazos, que parecían estar rellenos de oro y que lo escupirán al vencerlos.

Otro 'boss' a punto de morder el polvo...

Otras transformaciones son las de ratón, león o halcón - hasta seis, y cada una de ellas con sus características propias: el ratón cabe por pequeños lugares, el león posee un mandoble de 180º realmente poderoso, etc. Lo bueno es que tendremos que estudiarlas, ya que una determinada 'forma' puede sernos más útil que otra para atravesar según que zonas del mapeado, en nuestra mano estará descubrirla... Lo mismo ocurre con una buena cantidad de secretos y habitaciones escondidas que se encuentran diseminadas a lo largo de la aventura. Salirnos del trazado que podríamos considerar como el marcado, nos llevará a descubrir nuevas zonas, cofres repletos de interesantes 'chucherías' y tiendas secretas en las que aumentar nuestras habilidades de manera exponencial. No os preocupéis si os veis cargados hasta las trancas de material y morís en vuestro viaje (algo que haréis bastante a menudo), ya que al volver al pueblo para intentarlo de nuevo, mantendréis todos estos objetos. Eso sí, habrá que recorrer de nuevo todo el camino andado anteriormente - no todo iban a ser las facilidades a las que nos tienen acostumbrados los juegos actuales, ¿verdad?

Puede que ahora sea más sencillo cargarse a esas nubes tan pesadas

Y es que el remake pone de manifiesto que la fórmula original del juego sigue estando muy vigente, tanto la exploración, como la ausencia de puntos de guardado, como la manera que tenemos de aumentar nuestro potencial y derrotar a los enemigos, son divertidos y perfectamente jugable sen la actualidad, incluso para algún jugador que se enfrente por primera vez a un producto de este tipo. Quizás sólo chirrían los enfrentamientos contra los jefes finales, demasiado parcos en sus diseños, muy limitados.

Podremos jugar la aventura también con 'Wonder Girl'

Por último no podemos olvidarnos de hablar del trabajo realizado a nivel audiovisual por el equipo liderado por Omar CornutBen Fiquet con el beneplácito de Ryuichi Nishizawa y otros componentes del equipo original de Westone Bit Entertainment. Omar es un entusiasta declarado de la Master System y los sistemas 8 bit de Sega; no en vano fundó la web conocida como SMS Power! y es además el autor de MEKA, un emulador para Master System iniciado en 1998, que aunque ya muestra sus debilidades, también sirve como base para haber incluido la posibilidad en el remake de activar el modo gráfico original y el remasterizado con tan solo un botón, y hacer lo propio con el sonido (cambiar entre la nueva banda sonora orquestada de Michael Geyre y Romain Gauthier, y la original). Os sorprenderá la de veces que cambiáis de un modo a otro simplemente para ver o recordar cómo eran aquellas habitaciones y sprites del juego original, poniendo además muy en valor el trabajo realizado por Fiquet y su dirección artística y animaciones a lo dibujo animado que tan bien le sientan al juego.

Las animaciones a lo dibujo animado son sobresalientes



Los gráficos de la remasterización son estupendos, poseen un colorido espectacular y los personajes y enemigos cuentan con animaciones y un estilo a lo dibujo animado muy expresivo, a caballo entre el manga de esos años 80 y los diseños originales para las portadas de la serie 'Adventure Island'. Dotados de una personalidad propia, da hasta lástima 'cargarse' a los bichos que se interponen en nuestro camino. La dedicación y trabajo de Fiquet en este sentido es excelente. Además, cuando activamos el modo gráfico original, podremos hacer lo propio con otra serie de opciones (como scanlines, efectos retro...) para darle más sensación de autenticidad, e incluso en el sonido podremos activar y desactivar la emulación FM. También los passwords originales son compatibles con esta versión, aunque en realidad no son necesarios porque podemos guardar nuestra partida. ¡Genial!



'Wonder Boy: The Dragon's Trap' era, y es, un juego divertidísimo, con mucho encanto y un diseño perfectament actual. Sólo algunos detalles como los enfrentamientos contra los jefes finales, algo anodinos, empañan un pelín el resultado final. Nada en comparación con el mimo y el trabajo realizado en el resto de aspectos por Lizardcube, que mejoran, aún más si cabe, el juego original de Nishizawa. No es muy largo -ni falta que le hace-, pero sí rejugable y totalmente recomendable, sobre todo si eres usuario de Switch, consola que aún cuenta con un catálogo muy primigenio. ¡No te arrepentirás!


'Wonder Boy: The Dragon's Trap' está disponible desde el pasado 18 de abril para Switch, PS4 y Xbox One. En junio también aparecerá en ordenadores.

Visita la web oficial para más información

No hay comentarios:

Publicar un comentario