14 de agosto de 2012

Impresiones con Dust: An Elysian Tail

Dust, ¿un nuevo héroe en tu Xbox 360?
Mucho ha llovido desde aquel lejano año 2009, cuando los primeros vídeos con imágenes en movimiento de Dust inundaron literalmente internet. El preciosismo gráfico y la suavidad de las animaciones, junto a su concepción 2D de RPG y acción, captaron la atención de gran parte del público ávido de nuevas sensaciones en el canal indie de Xbox 360. Sin embargo, tras ganar el concurso propuesto por Microsoft, Dream Build Play, también en 2009, el proyecto de Humble Hearts ganó más empaque al pegar el salto hasta Xbox Live Arcade, eso sí, sin renunciar a aquellas primeras concepciones.


Hemos tenido la oportunidad de jugar unas horas con la creación de Dean Dodrill y podemos confirmaros sin miedo a equivocarnos que cuando aparezca mañana en los bazares de vuestras consolas, debería ser un candidato seguro a añadirse a vuestras colecciones. Dust: An Elysian Tail es frenético, divertido y precioso, sigue mecánicas viejunas adaptadas a los tiempos actuales y cuenta con una puesta en escena espectacular. ¡Nos encanta!

Cuando despertamos todo es idílico, pero pronto la cosa cambia...

Justo cuando creemos que hemos muerto a manos de unos sanguinarios asesinos, el juego comienza con nuestro protagonista aquejado de pérdidas de memoria, con una espada sagrada entre las manos capaz de hablarnos y la misión de liberar del yugo de asaltantes y bandidos indeseables a los pacíficos habitantes de estas tierras. Cuando despertamos estamos algo desorientados, pero rápidamente nos hacemos con una espada con vida propia que nos permitirá luchar como auténticos maestros de la esgrima y la contundencia. También entrará en escena una extraña criatura voladora que nos aconseja y que nos acompañará durante toda la aventura. Fidget posee también algunos poderes, que en conjunción con nuestros golpes cobran una nueva dimensión en pantalla. Y es que la parte central del juego es precisamente el combate de nuestro personaje contra los enemigos. Combinaciones infinitas y habilidades especiales se conjugan en duelos rapidísimos y frenéticos, en auténticas orgías de lucha que parecen no tener fin y con los que el jugador se siente realmente protagonista, sin perder el control en ningún momento. También hay exploración, misiones que completar, una tienda donde comprar o vender material y un sistema de mejora de características de nuestro personaje basado en el aumento de la experiencia muy interesante, pero lo realmente importante es el combate.

A medida que avancemos iremos aprendiendo nuevos movimientos

Lo que es sin duda una de sus mejores cartas de presentación a la larga también puede ser el único aspecto negativo. Es cierto que si queremos descubrir todo lo que esconden los impresionantes escenarios pintados a mano, volveremos sobre nuestros pasos muchas veces convirtiendo los combates en una rutina monótona e incluso algo molesta, pero en parte todo esto se contrarresta gracias al continuo aprendizaje de nuevas formas de golpear y al descubrimiento de pasajes secretos, cofres del tesoro y nuevas partes de la historia. Por otro lado en un principio la cantidad de menús, objetos, acciones, etc. que vamos descubriendo también puede resultar algo apabullante a los jugadores menos acostumbrados a los títulos tipo RPG, pero con algo de atención y paciencia enseguida os haréis con el sistema.

Los enemigos más grandes nos pondrán en apuros

Dust también os entrará por los ojos, y es que el trabajo de Humble Hearts en este sentido es sencillamente apabullante. Os recordará en ocasiones a las producciones de Vanillaware, creadores entre otros de Odin Sphere o el más reciente Muramasa para Wii, aunque los mundos de Dust están dotados de una personalidad propia y unos personajes antromórficos muy diferentes a los que aparecen en los juegos nipones. Animaciones excelentes de dibujos animados, colores brillantes, efectos especiales de luces, lluvia, neblina... y unos decorados pintados a mano preciosos y muy profundos es lo que nos espera al caminar por estos mundos originales y espectaculares, muy alejados a los típicos escenarios devastados de los juegos 3D de hoy en día.

El aspecto gráfico es precioso y variado

La banda sonora, épica y contundente cuando se la necesita, y algo más pausada en otros momentos, es espectacular y muy bien realizada. Los efectos sonoros causan sensación y las voces dobladas (en inglés) parecen tener buena calidad, al menos para nosotros. Los controles responden a la perfección y los golpes se efectúan básicamente con sólo dos botones a pesar de que todo el mando de Xbox 360 tiene alguna función. Tras 10 minutos os haréis con el manejo de Dust. Sin problemas.

Hummmm... ¡lobos!

Hasta el momento la ópera prima de Humble Hearts nos está encantando. El único borrón, esa monotonía en la que podemos caer en ocasiones, es inherente a este tipo de mecánicas, y ya será más el gusto personal de cada uno el que prevalezca para darle o no una oportunidad. A partir de mañana os podréis bajar la demo en cualquier caso, y así comprobar por vosotros mismos si este nuevo esfuerzo de la comunidad indie merece o no la pena.Con juegos como este y el reciente Deadlight, ¿para que queremos más?.  La mezcla de acción, rpg, aventura y plataformas puede confundir a más de uno, pero a nosotros desde luego, nos ha encandilado...

1 comentario:

  1. El juego cuenta con una puesta en escena muy buena y es muy divertido, la verdad que xbox 360 cuenta con un juego muy entretenido y que yo recomiendo tenerlo.

    ResponderEliminar